¿Qué beneficios aporta a una Empresa contar con un plan de prevención de delitos?

Desde la modificación introducida en el artículo 31 bis del Código Penal sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas por los delitos cometidos tanto por sus representantes como por sus empleados, cada vez son más empresas las que están poniendo en marcha programas de cumplimiento normativo con el objetivo de evitar o reducir las sanciones por responsabilidad penal de las empresas.

Para que dichos programas de prevención de delitos sean eficaces las empresas deben ser muy rigurosas en su elaboración, estructura y establecimiento de protocolos así como deben ser diligentes en la vigilancia de su cumplimiento debiendo ajustar los requisitos exigidos legalmente de manera individual para cada empresa.

A colación con la reciente Resolución de la CNMC que ha determinado la reducción en un 5% sobre la sanción impuesta a una empresa atendiendo al hecho de que la compañía puso en marcha su propio programa de cumplimiento normativo tras conocerse la infracción, queremos transmitiros nuestro criterio sobre los beneficios que obtiene una empresa que cuente con un programa de Compliance Penal correctamente implantado.

Poco a poco vemos como son palpables los beneficios de cumplir con el plan de prevención de delitos elaborado por la empresa en evitación de posibles responsabilidades penales que se puedan derivar a la persona jurídica por la comisión de los delitos tipificados, incluso si éste se elabora después de que se cometa la infracción.

En consecuencia consideramos que la principal ventaja que reporta a una empresa la implantación de un Plan de prevención de responsabilidad penal de personas jurídicas es que es la única vía para evitar que la empresa sea declarada penalmente responsable tras la comisión de un delito o infracción.

Además, es imprescindible para garantizar la sostenibilidad y continuidad de la organización, así como una forma de preservar la responsabilidad personal de sus representantes y administradores de imputaciones penales.

Igualmente, es un modelo de organización y gestión que otorga prestigio y seguridad jurídica a la empresa lo que es muy valorado por sus posibles inversores o relaciones comerciales.

Es importante tener en cuenta que los Seguros de Responsabilidad Civil no cubren la responsabilidad penal ni la civil derivada del delito.

Por lo expuesto, la correcta implementación y seguimiento adecuado de los programas de prevención de delitos debe ser considerado por los representantes de las empresas como una prioridad si quieren evitar exponerse a duras sanciones tanto ellos mismos como la propia sociedad